Piedritas pulidas.

¿Cuándo creo que ya lo vi todo? me sorprendo nuevamente más. Me parece que la vida es tan sencilla y simple que me la complico en ocasiones yo solo.

Comentaba con uno de mis alumnos por qué nos complicamos la existencia, no lo sé, por qué dejamos pasar cosas sencillas de resolver que se vuelven montañas después de un tiempo.

Mi dulce alumna Jessi, lo simplifico en una frase: “somos piedras brutas que con una pulida serán diamantes”, y sí, entre más me pulen veo que más “bruto” soy, o requiero mucho más trabajo para estar brillante, rosagante y con brillo.

¿Cómo te pules? al leer, jugar futbol, al tomar fotografías, o tal vez al hacer una vela, o quiza al pintar o al escribir o cuando platicas con tus amigos, cuando apoyas a una causa noble, son formas en que las personas nos podemos pulir.

En tu casa con tu familia, te pules, al cuidar a tu mamá, a tu hermana, hermano, a tu familia a las personas que te rodean.

Le doy gracias al señor porque cada día me da una lección para seguir puliendo lo que soy.

Lo que descubrí es que una linda mirada pule más que la terquedad o querer tener siempre la razón.

Feliz día.