Mujeres de regreso a trabajar.

Slide3Una situación común que encuentro con mis clientes que son excelente profesionistas que dejaron de trabajar un tiempo por algún motivo en particular, regresar a trabajar tiene sus retos.

Hoy quiero escribir sobre mi experiencia con las mujeres con las que he trabajado en el proceso de volver a la vida profesional y que han tenido éxito.

  1. Tomar la decisión, existe una voz interna que te hace pensar en si estás haciendo lo correcto o si deberías hacer otra cosa. Son muchas las preguntas que rondan en la cabeza como: ¿será correcto dejar a mi familia? ¿qué hago con mi vida profesional? ¿para qué dediqué tanto tiempo a prepararme y no estoy haciendo o ejerciendo mi profesión? ¿Está bien? Todas las preguntas son válida, lo mejor es que todas las respuestas también. Lo básico desde el punto de vista de mis clientes (todas mujeres) es ser honesta con la respuesta y definir ¿por qué quiero regresar a trabajar? será por ¿dinero? ¿retro profesional? ¿cambiar de aires? Cuando definas tus motivos la decisión será mucho más sencilla y sobre todo más sólida, pues tendrá un sustento basado en tus sentimientos. Con estos motivos es puede ser más sencillo definir el ¿qué? quiero un trabajo de medio tiempo, de tiempo completo, desde mi casa o viajar. Escucha tus motivaciones para soportar la decisión.
  2. “Tiempo de inactividad”. Cuando un mujer toma un tiempo para ser mamá, se piensa que “no hace nada” desde mi punto de vista, que por cierto comparten casi todas las organizaciones para las que trabajo, una mujer no es inactiva, está ganando la mejor experiencia de todas, ser mamá. Ahora la clave está en transformar esa experiencia en un producto que el mercado laboral entienda. En www.encuentratrabajo.net podrás encontrar más información sobre como traducir estas habilidades en tu currículum, aquí solo te doy una breve explicación.

Ser mamá implica, administrar una casa, organizar un presupuesto, hacer planeación de recursos, buscar diferentes tipo de servicios, médicos, escuelas, guarderías, niñeras, etc. Si en sustituyes la palabra “casa” por “organización” o “empresa” una madre de familia hace las actividades de una administrador de proyectos. Ese espacio que podría parecer de “inactividad” realmente es un espacio de desarrollo de habilidades.

Cuando el reclutador te pregunte: ¿Qué ha estado haciendo? le puedes contestar así: Me he dedicado a administrar, planear y controlar los recursos para le empresa más importante que tengo. Mi labor ha sido tan exitosa que tengo ahorros en el banco y estoy tan contenta porque todo el sistema funciona que ahora puedo venir a esta entrevista con calma y conversar con usted. El entrevistador te podría preguntar: ¿Qué empresa es? Podrías contestar: “Mi familia”, “Mi casa” o “Mi vida” es productiva y tengo resultados claros.

 

3. Arregla tu currículum vitae para la empresa y los tiempos. Ahora que regresas a trabajar las cosas han cambiado. Lo que a las personas en las empresas les interesa más es la experiencia de los últimos 10 años. Por ahí podrías comenzar. Si llevas más de ese tiempo si laborar puedes hacer un currículum de los llamados “currículum basado en habilidades”, comienza por describir tu experiencia y tus mejores cualidades. Cuantifica tus logros. Recuerda que un reclutador solo toma entre 6 y 30 segundos para ver un currículum así que si el tuyo no brilla en ese tiempo. Estarás descartada.

4. Comparte tu experiencia con tu red de contactos. Conversa con mamás o mujeres que exitosamente hayan regresado al trabajo, es importante que sean exitosas, porque eso es o que tú quieres. En la vida recuerda que nos parecemos un poco a las personas que están cerca de nosotros así que si quieres ser exitoso en tu trabajo, comienza a mezclarte con personas exitosas.

5. Confía en lo que eres, confía en tu experiencia. Algo que me ha tocado escuchar mucho es: “Pepe, tu crees que me acepten porque soy mamá”, o “Llevo casi 3 años fuera de la vida laboral, tu crees que aún les interese”. Mi respuesta casi siempre es una pregunta: ¿Qué le podrías ofrecer a una empresa?

La respuesta es muy importante, lo que puedas ofrecer menciónalo llena de confianza, con valor y con firmeza, eso es lo que buscan las empresas personas que se comprometan con la organización, que confíen en lo que saben y que sean capaces de aprender, las habilidades “suaves” como suelen llamarle a estas habilidades, son más sencillas de moldear en la persona que las tiene que entrenar a alguien que nos las tiene. La parte técnica siempre se puede aprender, tener “don de personas”, ser buen comunicador, buscar dar servicio a los demás es algo innato en muchas personas y muy valorado. Así que nuevamente te preguntaría: ¿Qué tienes que ofrecer a una organización para que sea exitosa?

Estas son solo algunas notas de mis experiencias con clientes mujeres que hoy tienen el trabajo de sus sueños. En el curso de: Mujeres de trabajo al trabajo. Hablamos más de cómo puedes encontrar trabajo y provocar que los reclutadores vean tu perfil.

Me encantaría escuchar tu historia de éxito, escribeme a: lectores@encuentratrabajo.net